Manuel Montes

Adoro esta profesión, y el soñar poder estar, algún día en los fogones del celler supone el mayor regalo dentro del mundo gastronómico